En el terreno más árido pueden germinar las semillas

Crecer con ciertas carencias afectivas tiñe la vida de una tonalidad que sólo quien ha padecido lo mismo logra comprender…. pero haber pasado por ese periodo de crecimiento lleno de ausencias y pérdidas, puede convertirse en la mejor fortaleza para ciertas personas, que entre tantos ires y venires impregnados de todo y nada, han comprendido que hasta en el terreno más árido pueden germinar las semillas si se les echa agüita… y que precisamente esas semillas no requieren ineludiblemente de quien ejecute la ardua labor… ellas mismas encuentran el mecanismo justo para florecer un día, por más veneno que se les eche… y logran hacer de la mierda el mejor abono.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.