APRENDA A PENSAR SANAMENTE

APRENDA A PENSAR SANAMENTE

Generalmente  cuando las personas experimentan  sentimientos de ira, tristeza, angustia, tienden  a asociar estos estados emocionales con hechos o circunstancias  en particular; por ejemplo, cuando se termina una relación de pareja, se  atribuye el malestar emocional  a la ruptura sentimental, sin embargo, la ruptura de pareja no es la causante de que usted se sienta mal; el verdadero responsable de lo que usted siente y hace son sus pensamientos, en casos como este, las personas dejan invadir su mente de pensamientos poco saludables como: “no voy a ser capaz de vivir sin él o ella, nadie más se va a interesar en mi, fue mi culpa que se terminara la relación, me voy a quedar solo(a), etc”; si se piensa de esta forma, muy seguramente la persona sentirá que el mundo se le acaba junto con su relación sentimental.

La estabilidad psicológica depende en gran medida de la forma cómo se piensa o de la manera como se está interpretando la realidad; en otras palabras, lo importante no son los hechos, sino la interpretación que hacemos de las cosas que pasan.

La psicoterapia cognitiva es el enfoque de la psicología encargada del estudio de los pensamientos; se ha observado en la práctica clínica que  a menudo los pensamientos hacen que se tenga una imagen distorsionada de la realidad; por eso, para lograr una mejor relación con usted mismo y con los demás, es importante que aprenda  a identificar los  errores de sus pensamientos. A continuación analice cuidadosamente algunas de las formas erróneas de pensar que ocultan, ignoran o disfrazan la realidad:

Pensamiento catastrófico: Tendencia a percibir o esperar sucesos trágicos sin razón alguna. (Si mi hijo se tarda en llegar, pienso que le ha pasado algo grave; un dolor de cabeza común, significa la aparición de un cáncer).

Lectura del pensamiento: Creer saber lo que piensan los demás, (“Ellos piensan que soy un bobo”, “yo sé que tú piensas que no sirvo para nada”, “yo sé que tú piensas que no soy bonita, que no te merezco”).

Etiquetas: Extraer algún rasgo de la personalidad de uno mismo o de los demás, (“Es un irresponsable”, “es un tacaño”, “ella es superficial, “Soy comprensiva”). Es irracional marcar a una persona por una sola característica, sin tener en cuenta el resto.

Falacia de cambio: Creer que el bienestar de uno mismo depende exclusivamente de los demás o de las circunstancias (“Mi matrimonio mejoraría, sólo si mi mujer cambia”, “Si tuviera más dinero sería feliz”)

Personalización: Pensar que lo que ocurre alrededor tiene que ver conmigo (“Sé que lo dice por mi”. Cuando un amigo hace mala cara pienso: “está molesto conmigo, ¿qué le habré hecho?”, “Se están riendo de mi”).

Tener razón: Ante desacuerdos con otras personas existe una tendencia a pensar que el punto de vista de uno es el correcto y cierto sin permitirnos considerar los argumentos del otro. (“Yo tengo la razón” “Es como yo digo”)

Pensamiento polarizado: Tendencia a ver las cosas en términos opuestos, sin escalas intermedias, o es blanco o es negro, sin escala de grises, es bueno o es malo.

Seguramente habrá identificado estos errores de pensamiento en usted o en algunos de sus conocidos, es usual  que cualquier persona los presente; lo importante es usted aprenda a identificarlos, pues la presencia de estos pensamientos distorsionados hacen que surjan emociones desagradables, por eso cuando estemos experimentando emociones poco placenteras, hay que estar atentos a nuestros diálogos internos y a los pensamientos automáticos que llegan a la mente, para no darle eco ni alimentar las formas erróneas de pensar. A veces el solo hecho de darnos cuenta que estamos poniendo en práctica estos errores de pensamiento, es suficiente para buscar otras formas de pensar que se ajusten más a la realidad y no a suposiciones de nuestra mente.

 

Dra. Pilar Restrepo Iguarán

Especialista en Psicología Clínica y de la Salud

Teléfonos: 6802116 – 318 433 8516

Av. González Valencia N° 62 – 36 piso 2

Bucaramanga