Logotipo Psico.org

Quiero olvidarla

Realizada por: Gerardo , Miércoles 15 de Octubre de 2014 , 3 respuestas

Estuve casado y ella me ha hecho mucho daño, me fue infiel muchas veces, tanto que mi moralidad y autoestima se fueron por los suelos. Llevo dos años separado de ella y sin embargo aún me preocupa su bienestar, saber cómo está, y no olvido los momentos que pasábamos donde yo la cuidaba y todo era bonito. Pero también recuerdo después las cosas feas y depravadas que me pedía e incluso me hacía. Yo quiero arrancarme esos pensamientos tanto buenos y malos y dejar de pensar en esa persona. No lo he podido lograr, aún me preocupa tanto. Esto impide mi vida laboral social, mi físico y mi mente me acaba.



Respuestas

Buen día, pongo a la orden mis consultas psicológicas en el área infantil y de adolescentes; la consulta son los días Lunes y Miércoles 8:00 am a 1:00 pm; Martes y Jueves de 1:00 pm a 6:00 pm. Previa cita. Unidad Quirurgica Maracay. Planta baja. Consultorio 4. Calicanto Maracay. Me pueden contactar por el teléfono 0416-3422539. Lcda. Carol González FPV: 6555

Respondido Jueves 16 de Octubre de 2014
Lcda. Carol González

Maracay Edo. Aragua

5 respuestas

Buen día gerardo, con gusto le asesoro en est área de mi experticia, mis datos de contacto en este mismo directorio, realizó terapia vía internet y presencial, feliz semana

Respondido Viernes 17 de Octubre de 2014
Ps.Dora del C. Sanabria

Bogota

324 respuestas

Hola Gerardo. La infidelidad es una situación que suele generar heridas emocionales profundas y que llevan tiempo en sanar. ¿Cómo sanas una herida emocional? Igual que como lo haces con una herida física: delimitando el área dañada, lavando y desinfectando. Delimitar el área implica, identificar aquellas "partes" de tu personalidad que más daño sufrieron (comúnmente la autoestima y la seguridad en uno mismo son de las más afectadas), entender qué es lo que te generó el daño, permitirte aceptar tus pérdidas y llorarlas (las lágrimas ayudan a lavar heridas emocionales), para finalmente empezar a desarrollar nueva fuerza y cerrar el círculo. Cuando esto se logra, el resultado no es el olvido, sino más bien una cicatriz que nos recuerda que algo nos lastimó alguna vez, pero que la herida ha cerrado, que tuvimos la fortaleza para enfrentarlo pero que, por más que la toque, ya no duele. Parece que los malos recuerdos son como una infección que impide que la herida sane y cierre.

Respondido Lunes 20 de Octubre de 2014
Psicocrece

Puebla

241 respuestas
psicologos.net