Todos tenemos talento,  ¿sabes cuál es el tuyo?

El talento es la capacidad intelectual o aptitud que una persona tiene para aprender las cosas con facilidad o para desarrollar con mucha habilidad una actividad. Y lo más importante, se puede desarrollar o se puede perder.

El talento requiere pasión, es decir, que la actividad que hacemos realmente nos motive. Los niños reciben motivación externa cuando los padres animan a sus hijos a practicar un determinado deporte o eligen para ellos una afición. Sin embargo, por mucho reconocimiento externo que tengan, si los niños no disfrutan con ello, pueden acabar aparcando las raquetas, las zapatillas o la partitura. Es muy importante que las actividades que realicen se desarrollen de forma lúdica, positiva y que resulten motivadoras para ellos.  Si la motivación impulsa a realizar la actividad, el conocimiento permite mejorarlo. Para poder perfeccionar nuestras habilidades necesitamos tener conocimientos que nos permitan lograrlo. Disfrutar con una actividad nos lleva a investigar, leer, descubrir y buscar recursos que nos ayuden a la estimulación de ese talento: clases de música, de ajedrez, entrenar un deporte, programas de estimulación cognitiva como el Programa Despierta. Sin embargo, no hay que olvidar que para cultivar un talento se necesita tiempo, esfuerzo y hábito. La constancia es la mejor aliada para el desarrollo y la mejora de cualquier habilidad.

En Programa Despierta potenciamos el talento de los niños estimulando todas las %