¿Sospechas que tu hijo puede estar siendo víctima de acoso escolar?

Durante los últimos años estamos presenciado un crecimiento del acoso escolar en nuestra aulas, estos son algunos de los indicadores que nos pueden ayudar a detectarlo.

 

INDICADORES PARA LOS PROFESORES

Encontramos distintos tipos de indicadores con los que los profesores pueden reconocer que un alumno está siendo victimizado en el contexto escolar:

 

En clase

  • Empieza a faltar a clase de forma continua.
  • Sale solo de la clase durante un periodo frecuente de tiempo.
  • Se muestra intimidado y nervioso al intervenir en clase.
  • Sus compañeros se mofan de él o ella cuando participa.
  • Se aísla del grupo, prefiere trabajar en solitario.
  • Casi siempre llega con el tiempo justo y así evita encontrarse con sus compañeros antes.
  • Sale frecuentemente de la clase al final o al principio.
  • Se relaciona poco o nada con sus compañeros.
  • Ha entrado en varias ocasiones del recreo con golpes o moretones.

 

Fuera de clase

  • Se muestra inquieto o nervioso
  • Presenta cambios de estado de ánimo (tristeza y aislamiento, entre otros).
  • Se muestra deprimido.
  • Se muestra solitario o siempre acompañado de la misma persona.
  • Durante el mes ha tenido más de dos problemas con los mismos alumnos.
  • Evade encontrarse con determinados compañeros de clase.

 

 

El alumno que es victimizado o acosado tiene un acosador, tambien tenemos que estar atentos a los indicadores para reconocer que un alumno es acosador

 

En clase

  • Disfruta mofándose de sus compañeros cuando participan en clase.
  • Infringe habitualmente las normas de clase.
  • Se muestra rebelde ante las llamadas de atención.
  • Desvía continuamente la atención de la clase hacia él o ella.
  • Evade sus responsabilidades.

 

Fuera de clase

  • Se muestra rebelde y transgrede las normas escolares, sociales, etcétera.
  • Se muestra prepotente y poco reflexivo.
  • Normalmente se comporta de manera violenta.
  • Disfruta mofándose y humillando a su grupo de compañeros más cercano cada vez que tiene oportunidad.
  • Falta al respeto como forma habitual de interacción con los demás para obtener algo o salir de un problema (no resolverlo).
  • Impone su punto de vista y siempre quiere tener la razón.
  • Se muestra dominante en las relaciones con sus compañeros.
  • Se jacta de sus acciones violentas.
  • Busca la complicidad de los demás y quiere que se rían de sus “gracias”.
  • Se muestra irreflexivo sobre su conducta y no puede ser empático o ponerse en el lugar de otras personas.
  • Nunca o pocas veces acepta que es responsable de sus actos y pide disculpas.

 

 

INDICADORES PARA LOS PADRES

En el contexto familiar tambien es importante observsar la conducta de nuestro hijo para poder reconocer ciertos indicadores que mostraría la presencia de un acoso.  

Indicadores psicológicos

  • Presentar cambios notables de humor (más de lo normal en la adolescencia).
  • Mostrar frecuentemente tristeza y síntomas de depresión.
  • Aislarse de la realidad.

 

Indicadores interpersonales

  • Pasar muchas horas en soledad y no salir con amigos.
  • Abandonar bruscamente actividades que antes realizaba con el grupo de amigos.
  • Presentar pocas o nulas relaciones con compañeros de su clase o escuela.

 

Indicadores escolares

  • Hablar poco o nada de sus actividades en la escuela y evitar cualquier pregunta al respecto.
  • Haber empeorado su rendimiento escolar.
  • Presentar síntomas psicosomáticos el domingo o el día anterior a incorporarse a la escuela que se manifiestan por ejemplo, con dolores de estómago, vómitos, dolores de cabeza, etcétera.
  • Evitar ir a la escuela e inventar excusas para faltar a clase.
  • Salir a casa con el tiempo justo para llegar a la escuela sin tener que interactuar con sus compañeros fuera de clase.
  • Rehuir encontrarse en la calle con determinadas personas de su entorno escolar.

 

Indicadores verbales

  • Quejarse en repetidas ocasiones de ser objeto de insultos , burlas o agresiones en la escuela.
  • Comentar que se le pierden a menudo los útiles escolares o el dinero.

 

Indicadores físicos

  • Llegar a casa con la ropa rasgada o maltratada.
  • Presentar moretones o heridas.

 

 

Por el contrario, nuestro hijo puede ser el acosador, estos son los indicadores:

 

Indicadores psicológicos

  • Mostrar ausencia de empatía, incapacidad para ponerse en el lugar de otras personas cuando se le pide reflexionar sobre su conducta.
  • Ser egocéntrico, sin aceptar que es responsable de sus actos ni pedir disculpas.

 

Indicadores interpersonales

  • Mostrarse rebelde y no cumplir con las normas familiares, sociales, etcétera.
  • Querer siempre tener la última palabra.
  • Ser prepotente de forma continua con sus hermanos(as) o miembros de su círculo más cercano.
  • Ser dominante en las relaciones con sus amigos(as).
  • Disfrutar mofándose y humillando a sus amigos(as) cada vez que hay oportunidad.

 

Indicadores escolares

  • Hablar de forma despectiva de algún compañero o compañera de clase.
  • Haber recibido dos o más llamadas de atención por peleas con sus compañeros.
  • Haber sido citado en dos o más ocasiones por problemas para relacionarse de manera adecuada con sus compañeros.

Si detectamos cualquiera de estos indicadores, lo primero es contactar con el profesor y poder trabajar desde el aula para atajar el problema, ponerse en manos de un especialista será de gran ayuda para poder trabajar individualmente las secuelas psicológicas que puede dejar en el niño o adolescente.