Sexualidad y Psicologia

Disfunción sexual en el hombre y consecuencias psicológicas
Dra. Olga Siavichay Vélez
Psicóloga Clínica – Psicoterapeuta

Las disfunciones sexuales masculinas como la impotencia, la eyaculación precoz, falta de deseo sexual y la eyaculación retardada entre otras, son problemas más comunes de lo que aparentemente pueda parecer, sucede que no se habla abiertamente de ellos, cuando deberían ser tratados con toda normalidad. Son aun más comunes encontrar periodos transitorios de disfunción sexual debidos a momentos de estrés que pueden atravesar los hombres.

A lo largo de mi práctica clínica, he podido observar como en varias ocasiones se diagnostica una causa orgánica cuando la causa es psicológica o al contrario determinar que la disfunción es psicológica y de fondo hay una causa orgánica, dificultando el diagnostico la presencia de miedos, tabúes
Realizar una evaluación adecuada es primordial previo a iniciar la terapia al igual que tomar conciencia acerca del aspecto psicológico en el ámbito de las disfunciones sexuales.
La capacidad de erección en el hombre en casi todas las culturas y grupos sociales determina su virilidad, su autoestima varonil, por esta razón, la presencia del problema, que generalmente es ocultado afecta varias esferas de la vida del hombre.
Las disfunciones de orden sexual generan problemas psicológicos que pueden alterar el desarrollo normal de la vida cotidiana del individuo. Entre estas tenemos:
Tensión emocional.- Esta presente como un círculo vicioso, a más tensión, más problemas emocionales, más influencia negativa en la sexualidad con la pareja, en el entorno, trabajo, familia y amigos. Es de gran ayuda buscar intervención de un especialista a tiempo.
Una disfunción orgánica temporal puede causar disfunción sexual, pudiendo esta llegarse a condicionar en el tiempo, por ejemplo si en ocasiones anteriores hubo un disfunción eréctil esto causara miedo en un nuevo encuentro sexual, llegando a condicionarse “no funciono”, desencadenando conductas de evitación acompañadas de gran ansiedad previa, durante y después de nuevos contactos sexuales, tornando todo un matiz de disfuncionalidad, frustración y ansiedad.
Pérdida de la autoestima.- La presencia de pensamientos minusvalidizantes, como “no soy realmente un hombre”, “no funciono” es muy común, conjuntamente con sentimientos de vergüenza, miedo, ansiedad, frustración e impotencia. Hombres que padecen de disfunciones en su sexualidad sufren una baja autoestima, presentan conductas evitativas frente a relaciones sexuales y comportamientos depresivos.
Problemas en el entorno.- Generalmente tendencia a aislarse del entorno social, menos participativos en actividades, con amistades, familiares, este aspecto es fundamental a cuidarse ya que afectara directamente a la vida de pareja si la hubiese y a hijos en caso de tenerlos.
En el ámbito laboral.- Puede darse la tendencia a conductas obsesivas en sus actividades laborales como una manera de escape a su problema o realmente descuidarlo cuando ya hay la presencia de una desmotivación o depresión.
Ingesta de Alcohol y drogas.- Hombres que creen superar su problema de disfunción con la ingesta o consumo de drogas, es una falsa ilusión El alcohol o las drogas suelen crear situaciones temporales de «excitación», pero seguidamente desencadenan una depresión.
La participación y la comprensión de la pareja son esenciales para poder buscar y lograr posibles soluciones, de no existir esto se puede complicar la situación y darse un distanciamiento y hasta la separación de la pareja. El papel que desempeña la pareja en estos casos es fundamental y decisivo.
Las causas de la disfuncionalidad sexual son diversas: miedos educación religiosa estricta, orientación sexual inadecuada, cambios en el organismo, diferentes enfermedades, hábitos sexuales inadecuados, problemas de pareja o problemas psicológicos entre los más frecuentes.
Generalmente frente a la presencia de disfunciones sexuales persiste la tendencia a buscar causas de orden física, organica y directamente encontrar la medicina, tabletas, inyecciones que solucionen el problema. Es mas difícil aceptar que el problema es de causa psicológica, ya que esto genera “desvalorización”, disminución de ego” frente a la pareja y otras personas. Para la mayoría de los hombres es bastante difícil admitir que padecen de una disfunción sexual, reconocerlo y motivarse a buscar ayuda de un especialista en el tema.
El apoyo, comprensión de la pareja es fundamental frente a presencia de disfunciones sexuales, no así exigencias, actitudes culpabilizadoras, rechazo, agravaran el problema convirtiendo la relación tensa e insostenible.
Hay muchas maneras de disfrutar la sexualidad en pareja, y no todo en la relación de pareja deberá girar en torno al sexo, se pueden desarrollar actividades alternativas, complementarias. Frente a la presencia de disfunción sexual la colaboración y apoyo de la pareja son de suma importancia en la terapia sexual, ayudan a conseguir alternativas eficaces para disfrutar de una sexualidad satisfactoria y plena en la relación.
Es básico buscar la ayuda de un profesional, poder expresar temores, buscar factores que pudieron desencadenar la disfunción y trabajar en los problemas que pueden afectar a la vida de pareja.

Dra. Olga Siavichay Vélez
Psicóloga Clínica – Psicoterapeuta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.