Ser soltera pero no “solterona”

“Hace tiempo pero mucho tiempo” se pensaba que la mujer debía casarse antes de la mayoría de edad ¿Por qué? Pues porque se creía que sólo podría desarrollarse como madre; debía tener hijos, educarlos y quedarse en casa a realizar sus labores. En la actualidad, las mujeres trabajan, educan a los hijos y realizan un sin fin de actividades que han demostrado de lo que son capaces…

Entonces ¿Por qué seguimos pensando que son “solteronas” las mujeres de más de 30 que no se han casado?

 

Es muy común seguir escuchando que a determinada edad es mal visto ser soltera, debido a que tenemos una imagen errónea de lo que es la soltería. Nos han enseñado que por no tener pareja se es infeliz; sin embargo no tiene porque ser así. La felicidad es un proceso y una opción por lo que cada quién es responsable de intentar serlo y una pareja NO es sinónimo de felicidad.

 

Tenemos un estereotipo muy claro de lo que es una “solterona” pero existe una gran diferencia entre está y ser soltera. La sociedad sostiene que “solterona” es una mujer descuidada, que no se ha casado y por lo cual está “amargada”, entonces se puede decir que todo es cuestión de actitud, es la perspectiva que le des a tu vida y lo que hagas con ella. Porque bien podrías ser una mujer satisfecha y feliz con su vida, que no se ha casado; ser soltera.

 

En algunas ocasiones no compartir tú vida con una pareja significa sentir un gran vacío, que generalmente intentas llenar con “alguien” y si ese “alguien” aún no ha llegado, no se encuentran las vías adecuadas para salir de dicho estado; pero el experimentar esto, es una buena oportunidad para buscar un equilibrio emocional interno y mental que te ayude a lidiar con cualquier situación y que los factores externos no sean determinantes para tú bienestar.

 

“¿Por qué, en general, se evita la soledad? Porque son muy pocos los que encuentran compañía en sí mismos. Carlo Dossi” Es por eso que sí encuentras sentirte tranquilo y en paz contigo, esto se vuelve un auténtico placer. El hecho de tener este tipo de intimidad, más que un deseo es una necesidad, todos deberíamos experimentarlo más a menudo aún cuando se tenga una pareja.

 

El ser soltera implica tener la oportunidad de conocerte y disfrutarte. Realizar actividades que nunca has intentado pero que quisieras hacerlo, que quizá con una pareja no podrías dedicarle tiempo; de salir y conocer. No necesitas hacer planes ni pensar en alguien más, más que en ti, para tomar decisiones.

Las mujeres de hoy son independientes y capaces de salir adelante por sí mismas. “Se dice que el aprender a estar contigo misma ayuda a desarrollar tú autoestima y tú seguridad ya que te das cuenta de que puedes disfrutar la vida sin necesidad de estar con otra persona.”

 

La soltería te hace crecer, madurar y ser independiente para que cuando encuentres a ese “alguien” puedas compartir esto.

El conocernos y aprender a amarnos hace que se vea reflejado en nuestras relaciones, por lo mismo sí quieres tener una vida en pareja saludable, debes de tenerla primero contigo.

 

La presión social, muchas veces hace que se tomen decisiones erróneas sobre con quien compartir tú vida y puedes llegar a estar con alguien por las razones equivocadas como “por el que dirán”.

 

No se trata de resignarse y pensar que nunca se va a encontrar a un compañero; pero sí se trata de que cuando aún no se tiene, se pueda ser feliz y disfrutar las ventajas que esto brinda.

 

Es necesario entender que los tiempos han cambiado y que muchas de las creencias que tenemos respecto a la soltería se deben a que no la sabemos aprovechar; así que sólo basta con la perspectiva que tengas de tú vida para crecer y aprovecharla al máximo, ¡Sal y disfruta ser soltera!