Recomendaciones bibliográficas para el desarrollo de la Inteligencia Emocional

¡Recomendaciones bibliográficas para los más pequeños!

El tiempo de calidad entre padres/madres e hijos/as, es fundamental. Este no sólo consiste en satisfacer las necesidades básicas del niño/a (p.ej. cariño, cuidados básicos de higiene y alimentación, tiempo de ocio…) sino también en aportar a los menores experiencias de aprendizaje que irán asimilando y pasarán a formar parte de su personalidad. La tarea más importante que debe fomentarse es la gestión emocional. Los menores no tienen las mismas capacidades que los adultos para hacer frente a emociones intensas: frustración, ansiedad, miedo… por lo que aprenderán a desarrollarlas en base a dos mecanismos fundamentales:

  1. Modelado: cuando los progenitores reaccionan emocionalmente delante del niño, este se fija en sus reacciones, aprendiendo de las mismas. También van interpretando y adquiriendo estrategias de reconocimiento de las mismas (p.ej. si juego al futbol en el salón y rompo algún objeto, mamá se va a enfadar…).
  2. Guía emocional: el mundo emocional resulta complicadísimo para los niños/as pequeños, entre otros motivos, porque aún se están desarrollando las áreas cerebrales implicadas en el razonamiento y en la gestión emocional. Debido a ello, necesitan una guía que les facilite el camino de entender que: sus emociones en un determinado momento, pueden ser distintas a las de los demás en ese mismo instante; las emociones no son malas, son “señales” que sirven para avisarnos de algo (p.ej. si siento asco por alguien, significa que estoy rechazando a una determinada persona… habrá que preguntarse el porqué); y existen diferentes tipos, graduadas según su intensidad.

Os dejamos una lista de los libros que mejores resultados nos han proporcionado en el ámbito de la educación emocional:

  1. ¿Cómo está el clima?: Aborda las emociones de manera sencilla y práctica, empleando símiles relacionados con el tiempo. Las preguntas específicas que contiene cada apartado, resultan especialmente interesantes, sirviendo de guía para establecer una conversación con el menor sobre inteligencia emocional.
  2. El cocodrilo de las emociones: una vez que los niños/as ya conocen las emociones básicas, ¡les toca aprender a medir su intensidad! Gracias al “emocionómetro”, los niños/as valorarán el grado de malestar Vs bienestar que les genera cada emoción, aprendiendo que esta puede dividirse en varias categorías (p.ej. Dentro de la ira, se encuentra el enfado).
  3. ¡Mamá está a punto de explotar!: fomenta la empatía con los adultos, esto es: hace reflexionar al menor sobre cómo su conducta, influye en las emociones de los otros.
  4. Hoy estoy… (celoso, enfadado, etc.): colección de cuentos de contenido emocional, para profundizar en cada una de las emociones.
  5. Te quiero, casi siempre: los menores se exponen diariamente a conflictos que tienen que afrontar (al menos, momentáneamente) sin la presencia de los adultos (p.ej. discusión entre amigos en el patio del colegio). Este libro enseña a respetar las diferencias individuales, recalcando que querer a alguien no es incompatible con sentirte disgustado por cómo piensa o actúa en determinados momentos o contextos.
  6. Emocionario: es un libro que merece la fama que posee. Emplearlo sin complementarlo con alguna dinámica, puede resultar muy aburrido para los más pequeños. Por lo que recomendamos utilizarlo junto a alguna de las miles de ideas geniales que se pueden encontrar, de forma gratuita, por internet.

“Al menos un 80% del éxito en la edad adulta proviene de la inteligencia emocional” (Daniel Goleman).

 

 

¡ Tú psicólogo en Vigo ! http://psica.net/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.