¿Qué es la terapia de pareja?

Es frecuente y nada atípico, que en toda relación de pareja existan conflictos, crisis o momentos de dificultades, complejos de gestionar por sus miembros.

Estos problemas, en ocasiones, son insignificantes y se resuelven con facilidad, sin que impliquen mayores consecuencias para la misma. Sin embargo, existen otros tipos de enfrentamientos, en los cuales la pareja puede sufrir serias fracturas o incluso, la ruptura.

Actualmente son muchas las parejas que cuando perciben su incapacidad para resolver los problemas piden ayuda profesional con el deseo de salvar su relación. En estos casos, la terapia de pareja llevada a cabo por psicólogos especialistas en la materia les ayudan a solucionar sus dificultades. Sin embargo otras dilatan en el tiempo la toma de esta decisión por carecer de la información necesaria sobre este tipo de terapias y sobre la utilidad de las mismas.

TERAPIA DE PAREJA – CÓMO SE REALIZA

La psicoterapia ahonda en las raíces de los problemas que surgen producto de la interacción de los miembros de la pareja. Para la realización de la terapia se hace necesario que ambos estén motivados para la resolución de los conflictos existentes y, por supuesto, que estén decididos a trabajar y llevar a cabo las pautas y objetivos marcados.

En aquellas ocasiones en que alguno de los miembros no desea realizar la terapia, y por tanto la terapia de pareja no es posible, siempre se ofrece la posibilidad de realizar una terapia individual (de uno o de los dos por separado) en la que el conocimiento de uno mismo, su desarrollo personal y la obtención de nuevos recursos para solucionar sus problemas, será beneficioso para el paciente. El cambio generado en uno ayuda, o al menos, aumenta las probabilidades de cambio en el otro.

Por norma general se realiza una primera sesión donde ambos miembros expondrán desde su punto de vista los problemas existentes en la relación. El psicólogo mediante preguntas, y en ocasiones pruebas objetivas tipo test, realizará la evaluación para posteriormente proponer un plan terapéutico. Es frecuente que tras esta primera sesión, se haga necesario recabar más datos que suelen ser obtenidos en otra sesión individual con cada uno, de tal manera que estos tengan total libertad en un espacio confidencial donde poder expresar la información que, quizás en presencia de la pareja, no lo manifestaran.

La terapia de pareja ayuda a mejorar sus problemas concretos. De manera general, podemos decir, que se favorece la comunicación mediante el entrenamiento con técnicas específicas, se obtienen habilidades para solucionar los problemas y se aumenta la capacidad de negociación de los miembros para que la toma de decisiones sea la óptima para ambos. Así mismo, y si fuera necesario, se ofrecen métodos para aumentar los momentos de ocio en pareja, recuperar aspectos que les unieron pero se han ido perdiendo con el paso del tiempo, etc.

Además de todo ello, el psicólogo llevará a cabo un seguimiento de la pareja donde se irá evaluando que las técnicas y los nuevos recursos aprendidos se emplean con eficacia, así como ayudarles a afrontar con éxito los nuevos o futuros problemas que surjan.

La duración del tratamiento es impredecible, ya que dependerá de los conflictos a resolver y del propio proceso de la terapia. Como pauta se recomienda que las sesiones en un inicio tengan una frecuencia semanal, espaciándolas en el tiempo según transcurre el proceso terapéutico.

 

Autora: Ruth Zazo Rodríguez, equipo de psicólogos en Madrid de Psicoadapta

www.psicoadapta.es