Proyecto SENTIDO

Mi Proyecto Sentido es el nombre que he elegido para definir esta nueva aventura profesional en la que me embarco con entusiasmo y dedicación.

Además, la primera persona que acuñó este término, fue Marc Frêchet para explicar su propia historia. El Proyecto Sentido viene a estudiar cuáles fueron las circunstancias de nuestra concepción, si fuimos deseados, si querían una niña y soy un niño, si mis padres quisieron abortar, si fui un niño no esperado que vino por “accidente”. También explica lo que graba el inconsciente del feto cuando está en el útero materno, qué circunstancias emocionales está viviendo su madre, qué pasa por su mente, cuáles son las circunstancias que le rodean, y también trata de explicar y encontrar los condicionamientos que se graban hasta los tres años de edad.

Por lo tanto, todos deberíamos preguntarnos qué pasaba por la cabeza de nuestros padres antes de concebirnos, qué sentía y vivía mi madre mientras me estaba gestando en su útero y cómo fue el vínculo emocional durante mis primeros años de vida.

Pero cuándo planteo estas preguntas a mis pacientes, para que las compartan con sus padres, obviamente, casi siempre, los progenitores responden que todo estaba muy bien (especialmente las madres), obviando los problemas emocionales que pudieran estar viviendo, y estos van al inconsciente de la madre y luego al del hijo. Así pues, desde la protección y el cariño, la mayoría de las madres mienten. Las madres están programadas para esconder los problemas que pueda haber en la familia, precisamente para protegerla, pero estas buenas intenciones no las eximen de una programación tóxica para sus hijos. Cuántas mujeres habrán sufrido violaciones dentro del matrimonio teniendo hijos no deseados. Otras madres, a través de su silencio, trasmiten el deseo de no tener hijos por su vivencia de convivencias extremas con sus maridos, etc.

Desde el enfoque de la Bioneuroemoción, muchos de los síntomas que sufrimos a ciertas edades se encuentran programados en el Proyecto Sentido de nuestros padres. A éstos, se les denomina “Conflictos Programantes Estructurados”. Y como decía Lipton…,” a menos que descubramos una forma de volver a programarlo”. El objetivo del terapeuta en este caso es buscar los programas que se hallan codificados en nuestro inconsciente, sacarlos a la luz de nuestro consciente y convencer a nuestro inconsciente para cambiar esa creencia limitante, ver la situación de otra forma y reprogramarlos. El cuerpo habla somatizando a través de los síntomas orgánicos. La enfermedad en Bioneuroemoción se la entiende como la solución al conflicto inconsciente o resentir (emoción profunda que se localiza en el sistema límbico de nuestro cerebro).

Cuando trabajo en los “talleres de padres” incido mucho en que tomen conciencia de la responsabilidad que tienen, pero en ningún caso se les juzga, porque aunque sea tarde para alguno de su hijos mayores, nunca se tienen que sentir culpables, lo hicieron lo mejor que pudieron en aquellos momentos. Lo más importante es que estos conocimientos, a partir de ahora, pueden trasmitirlos a sus hijos para que ellos si sean padres conscientes  y puedan liberar de cargas a sus nietos.

Todo esto tiene un “Sentido Biológico”. Mantener la información, trasmitirla de padres a hijos, tiene por finalidad la adaptación al medio en el cual viven sus padres, se encontrará con el mismo ambiente de sus padres, y como el inconsciente biológico es a temporal mantiene  esta información en el “ahora” aun cuando en el inconsciente pasen años.

Algunos ejemplos que me he encontrado en mi práctica terapéutica de cómo influye el Proyecto Sentido en la concepción fue, una mujer concebida por violación y años después, ella se convirtió en víctima de abusos sexuales. Un paciente fruto de una relación extra matrimonial que basa todas sus relaciones de forma esporádicas y sin ningún tipo de compromiso. Otro paciente perdió a su madre en su propio alumbramiento y su pareja muere al poco tiempo de iniciar la relación. Estos casos, muestran diferentes aspectos como la “fidelidad familiar”, familias dónde todos los primogénitos varones desarrollan la misma profesión. “Necesidad de reparar un drama familiar” hay que reparar una historia familiar tales como problemas, divorcios o enfermedades. “Secreto de los padres”; “amor imposible” o “acontecimiento especial durante el embarazo” cuando el niño expresa con un síntoma o un comportamiento.

El Proyecto Sentido Transgeneracional, está relacionado con la historia familiar. El bebé lo transforma biológicamente en enfermedad, o bien los traduce en comportamientos adaptativos (como el déficit de atención). Se vincula a abortos o muertes prematuras.

Otros ejemplos de Proyecto Sentido tienen que ver con la “identidad sexual”, “parentalización” cuando los padres delegan la responsabilidad en los hijos. Y los “hijos de: reemplazo; apoyo; reparación; bastón; inexistente o accidente”.

El Proyecto Sentido y el parto. El recién nacido tiene las conductas necesarias que le aseguren una mínima supervivencia como por ejemplo, es él el que va a buscar el alimento a la madre, es el que corre a la madre cuando tiene miedo. Pero a pesar de todo, nace en un estado notable de inmadurez. Algunos autores dicen que el recién nacido humano tiene un parto fisiológico prematuro; con esto quieren decir que para que el recién nacido no nazca inmaduro, tendría que estar más tiempo en el seno materno y nacer más tarde para que se le proporcionen las conductas necesarias en una maduración mayor, explicando el fenómeno de la maduración, dicen que la especie humana pertenece al orden de los marsupiales que nacen con un tamaño de escasos centímetros, pasan del útero materno al útero biológico. En la especie humana hay que buscar un útero en el que complementemos también la maduración. Va a ser un útero socio-afectivo en el que va a ingresar el neo nato para complementar la madurez. Este útero afectivo-social va a ser la familia es dónde el bebé va a encontrar todas las necesidades. Es un clima psicológico que va a empezar a modelar la personalidad del bebé.

El parto, es el momento más atendido en nuestra sociedad actual. Se hacen cursillos, se enseñan técnicas relajantes, etc. Nos encontramos en el momento que más protocolos se han desarrollado. Es una situación que se va a vivir por primera vez y provoca mucho estrés. Una forma de eliminar el estrés para enfrentarse a una situación desconocida es, tener conocimientos acerca del proceso. Menos positivo ha sido el control psicógeno del parto. Pocas mujeres saben que lo que más duele en el parto no es la expulsión del feto, sino la dilatación. Las condiciones en la que tiene que ver la expulsión  la dilatación son muy distintas. En la expulsión del feto no va a echar de menos a nadie. Pero cuando están en la sala de dilatación, no tienen acompañamiento profesional.

La palmada en las nalgas para estimular la respiración del recién nacido, lo que genera temor y dolor inmediato y, además, impide una primera inspiración profunda. Este impacto emocional puede ser vivido como “si respiro, me lastiman”, “si respiro, puedo morir”, “voy a contener la respiración para que no me pase nada”. De igual manera, tendrá una repercusión importante si un parto es prematuro, estas personas pueden sentirse en un futuro muy vulnerables, observadas, juzgadas, insignificantes. Cuando un bebé nace con vuelta de cordón umbilical, en su historia familiar puede haber casos de ahogos o ahorcamientos y uno de los síntomas puede ser que se sientan “asfixiadas” en sus relaciones futuras. Una cesárea se puede experimentar como una interrupción. Un parto de nalgas puede estructurar un miedo a estar equivocado. Y un parto transverso puede configurar situaciones frecuentes de confusión.

Las enfermedades de los niños se pueden equiparar al estado de la madre. Los síntomas son portadores de información precisa: el síntoma del niño indica el conflicto emocional que experimenta la madre.

Cuando el niño empieza a desprenderse de la fusión emocional, cuando dice la palabra “yo”, el padre debe intervenir para facilitar esta separación y liberar tanto al padre como al niño. Son los padres los que colocan al niño en el mundo adulto.

Os dejo un vídeo de la conferencia de Jena Guillaume sobre Proyecto Sentido. Espero que lo disfrutéis:

 

JULIÁN ARRANZ – MPS. Nº Colegiado: 0209 www.miproyectosentido.es