Patitos feos

“Terminé por admitir que me había muerto a la edad de 9 años, y el hecho de aceptar la contemplación de mi asesinato, equivalía a convertirme en un cadáver. (…)

Después, cuando para mi completo asombro, la vida comenzó a alentar de nuevo en mí, me quedé muy intrigado por el divorcio entre la melancolía de mis libros y mi capacidad para la dicha. (…)

Este paso de la oscuridad a la luz, exige aprender a vivir una vida distinta.

El hecho de abandonar los campos de concentración, no significó la libertad. Cuando se aleja la muerte, la vida no regresa. Hay que ir a buscarla, aprender a caminar de nuevo, aprender a respirar, a vivir en sociedad…”

El patito feo, de Cyrulnik Boris.

¿Qué puedo añadir?

Cuando leí este fragmento del libro, entendí.

Los niños que han sufrido vivencias traumáticas: desnutrición emocional,  infravaloración, desprecio, o lo que es aún peor, la más absoluta indiferencia, se sienten morir. Niños huérfanos de saberse queridos (o mejor, bien queridos) sufren en silencio la tortura del destierro, y es que sentirse expulsado del amor familiar, lleva al ostracismo emocional.

Pero muchos de esos niños resurgirán de la muerte. Se construirán fuertes en el camino a la adultez, confiando en un futuro mejor, sintiéndose merecedores de algo bueno y resistiendo a la resignación. Serán niños resilientes, que superarán su propia muerte emocional para renacer más vividos. Luchadores, fuertes, esperanzados y sobre todo esforzados, para llegar a reconstruirse como seres dichosos y libres.

Y es que la DICHA, o felicidad, como algunos la llaman, se alcanza perseverando, con tesón, con esfuerzo y aprendiendo.

Hace unos días una buena amiga me preguntó: ¿Eres feliz o estás feliz?

No se es, se está. La dicha implica trabajo, a veces esfuerzo y siempre dedicación,  para volverse disfrute. En definitiva, implica hacer algo. Lo importante no son las cosas que le pasan a uno, sino qué hace uno con las cosas que le pasan. 

Viviendo la vida que uno quiere vivir descubre cómo quiere vivirla. La aprende y la disfruta.

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.