La adivinación de pensamiento como base de muchos problemas de relación de pareja

 Una parte importante de los problemas de pareja están relacionados con la comunicación. Y dentro de los problemas de comunicación el más perjudicial es el que tiene como base la adivinación de pensamiento. Hay conflictos, discusiones y hasta rupturas que tienen mucho que ver con este error de pensamiento. Damos por hecho que lo que pensamos que el otro quiere decir es necesariamente lo que nosotros pensamos e interpretamos por sus palabras que está pensando. No intentamos confirmarlo, diciéndole a nuestra pareja por ejemplo: «parece que lo que quieres decir es…». De esta manera tendríamos la oportunidad de aclarar si es así o no. Automáticamente «nos calentamos» por lo que ha dicho y no hacemos este ejercicio tan saludable de comprobación, empezando se una dinámica en la que ya hay un intercambio de pullas del uno contra el otro. Luego si pasado el tiempo lo hacemos, le preguntamos cuál era realmente su intención o lo que realmente mente quiso decir. Cuál es en definitiva su posición sobre lo que estabais hablando, te llevas frecuentemente la sorpresa de comprobar que lo que dabas por hecho que la otra persona pensaba no es así; bien por un problema del emisor o del receptor, pudiendo el emisor no haber utilizado las palabras adecuadas o pudiendo el receptor haber añadido algo, por interpretación, de las palabras que el otro dijo. Sabiendo que esto es muy fácil que suceda sería muy saludable en toda relación de pareja que fuéramos capaces cuando el ambiente parece que se puede empezar a caldear tener el compromiso de parar, aplazando si es necesario la conversacion, dando siempre la oportunidad al otro de explicar lo que realmente quiso decir. De hecho este es uno de los ejercicios, aparte del de negociación, que más trabajamos en terapia de pareja. La pareja habla de de determinados temas conflictivos y se les entrena a que cada vez que cualquiera de ellos se empice a enfadar por algo, antes de dejar que crezca el enfado pregunten a su pareja parece que lo que quieres decir es… Este es un ejercicio muy saludable, que si nos lo planteamos en nuestro día a día en nuestras relaciónes mejoraremos importante mente la calidad de las mismas, ya que evitaríamos muchas discusiones sin sentido que a veces nos hacen mucho daño y que no tienen una base real por este problema de comunicación.

Manuel Carrascosa Alba

Psicólogo – Psicoanalista