El enfoque terapéutico lo determina el origen del malestar

En psicoterapia trabajamos sobre lo que angustia al paciente, sobre lo que le hace sufrir, buscando la causa de esta angustia, de este sufrimiento, para su resolución.

El síntoma en ocasiones esta relacionado con la forma en la que el paciente piensa sobre una serie de circunstancias por las que esta atravesando. En este caso el origen del malestar esta en la forma de

pensar del paciente, cargada frecuentemente de irracionalidad,  de distorsiones cognitivas, de errores de pensamiento y de formas de  ver la realidad «todo o nada», de pensamientos dicotómicos, deberías, tendrías y necesito que tanto daño hacen al paciente.

En estos casos ayudamos al paciente a darse cuenta de esto y mediante la reestructuración cognitiva a buscar forma alternativa de pensamiento para salir del malestar.

En otras ocasiones el origen del malestar es mas profundo y esta en la historia del paciente. El paciente manifiesta que con frecuencia se sorprende a si mismo pensando o haciendo cosas que van en contra de su bienestar, de su propia felicidad, que no sabe el motivo de esto y que no sabe como evitarlo. En este caso la terapia indicada es la psicoanalítica.

En estos casos los síntomas del paciente son el resultado de una serie de conflictos no resueltos en su infancia entre una instancia instintual y una instancia moral. Hay una serie de pensamientos, sentimientos y deseos que el niño tiene de manera natural, algunos de los cuales se le hacen “intolerables”. Se produce una lucha inconsciente entre el deseo y la prohibición de ese deseo. Ese conflicto no resuelto al final se actua en la edad adulta en el síntoma, que martiriza al paciente, como decía Freud, exactamente igual que una mala conciencia.

En el síntoma hay un desplazamiento del deseo infantil de los objetos primigenios a otra serie de objetos con los que el paciente interactua en la actualidad.

A través del análisis ayudamos al paciente a dejar que afloren todos los pensamientos, sentimientos y deseos reprimidos y a que los asuma, produciéndose de esta manera la cura. Desapareciendo el síntoma en el momento que conseguimos que se haga consciente su sentido.

Por esto siempre en la primera entrevista con el paciente lo primero que hago es determinar si el origen de su malestar esta relacionado con el aquí y ahora o con su historia, con su inconsciente, con contenidos que se le hicieron intolerables y que fueron reprimidos.

Esto es fundamental para que se produzca la cura, ya que sin la terapéutica adecuada esta no se consigue.

Manuel Carrascosa Alba

Psicólogo – Psicoanalista