Consecuencias del TDAH infantil y adolescente

¿Conoces las consecuencias del TDAH infantil y adolescente?

A menudo se habla de TDAH, se sabe que se trata de niños y adolescentes con comportamientos hiperactivos, que se distraen, que son un poco desordenados…pero, ¿Se sabe qué consecuencias traen todos estos síntomas?

Algunas de las principales consecuencias con las que cuenta el TDAH y que pueden empeorar si no se presta la atención necesaria son dificultades de aprendizaje, fracaso escolar, dificultades en el desarrollo social y emocional, síntomas depresivos y comportamientos conflictivos.

Respeto las dificultades de aprendizaje, a medida que los niños avanzan en su escolarización, estudiar se hace más difícil si no se aprenden buenos métodos.

Los niños con TDAH se encuentran con dificultades para prestar atención, problemas para hacer un resumen o para saber encontrar la idea más importante de un texto, lo que les hace el estudio mucho más lento y cuesta arriba.
También encuentran muchas dificultades para hacer los trabajos por sí solos debido a la fácil distracción.

Todas estas dificultades de aprendizaje pueden derivar en un fracaso escolar.

El fracaso escolar puede dificultar el paso a los cursos superiores del niño, causar la repetición sucesiva de estos o, incluso, incitar el abandono escolar.

Por otro lado las características de impulsividad, déficit de atención e hiperactividad suelen provocar distintos problemas en las relaciones con los compañeros. Algunos de estos problemas son la dificultad para mantener amistades saludables, así como ser capaz de respetar al otro o poder expresarse correctamente. Es por estos motivos que si no se le enseña al niño a cuidar de sus relaciones en una edad temprana, probablemente cuente con un círculo escaso de amigos íntimos y duraderos.

De esta forma, las malas experiencias repetidas en el colegio y con los amigos, así como las discusiones con los padres por las malas notas y/ o el mal comportamiento, pueden provocar síntomas depresivos en niños con TDAH, así como otros problemas afectivos y emocionales.

Algunos niños con TDAH, sobre todo en los casos en que estos no reciben ningún tipo de atención al trastorno, tienen tendencia a desarrollar comportamientos negativistas, desobediencias cada vez mayores, desafío a la autoridad, problemas de conducta, e incluso, abuso de alcohol y drogas. Los motivos de las conductas inapropiadas pueden ser diversos y la forma de presentarse también, pero las consecuencias más comunes suelen ser tensión a nivel familiar y ansiedad por parte del niño o adolescente.

Estos son las principales consecuencias del Déficit de Atención, esto no implica que deba darse así en todos los casos, como siempre cada caso es diferente y requiere un diagnóstico y tratamiento específico proporcionado por un profesional.