Autor: Lic. Lolimar Rodríguez B.

Miedo a la oscuridad (Técnicas efectivas)

En este artículo trataremos uno de los miedos más comunes en los niños pequeños alrededor de los 3, 4  y 5 años como lo es el miedo a la oscuridad, incluyendo técnicas efectivas que calmen a su hijo.

MIEDO A LA OSCURIDAD y ANSIEDAD

Cuando el niño se despierta aterrorizado a media noche, dígale «Estoy aquí, estás a salvo». Usted puede encender la luz de la cabecera de la cama y reorientarle: » Aquí están tu coche de bomberos, tus libros y el Pato Donald». Demuéstrele con su calma, su suficiencia y su optimismo que su miedo es manejable.

Cuando el niño esté más relajado, pregúntele: «¿Qué es lo que te da miedo de la oscuridad?».(Intente siempre determinar por qué su hijo tiene miedo.) Una vez sepa de que se trata en particular como «El tocador con la lámpara encima parece un dinosaurio», puede hacer que solucione el problema junto con usted hablándole de cómo manejar la situación.

Pueda que quiera tener una luz nocturna siempre encendida en su habitación o dormir con una linterna, de forma que pueda comprobar que se trata del tocador, cada vez que lo necesite. Si él quiere déjele la puerta entreabierta y asegúrele que usted permanecerá cerca.

Si usted reconoce los miedos de su hijo y le proporciona habilidades para enfrentarse a ellos, éste podrá superar sus ansiedades de forma gradual. Generalmente,  a los cinco años los niños son menos miedosos. Sin embargo, si la ansiedad o la angustia de su hijo prosigue e interfiere en su funcionamiento y entusiasmo diarios, puede usted llegar a considerar la posibilidad de buscar ayuda profesional.

Lic.Lolimar Rodríguez B.

 

 

Mi hijo ¿es tímido?

Los adultos denominan timidez a esos minutos que la mayoría de los niños se toman antes de establecer un contacto. De este modo disimulan su malestar ante aquel niño que aún no sabe respetar los códigos sociales. El «HOLA» que no acude de forma automática desestabiliza a los adultos, y le toca al pequeño que lo tilden de tímido. No dejes que esta etiqueta se le pegue a tu hijo, pues podría hacerle creer que no es normal,  y convertirle en tímido de verdad.

Si alguien le llama tímido, replica lo siguiente: «No, sólo que necesita un tiempo para entrar en contacto».

Cada niño necesita un rato para asimilar lo que pasa y sentirse seguro. Tal vez es más agradable para los adultos que los niños digan hola sin prestar atención a lo que dicen, pero es un signo de sumisión y de automatismo más que de responsabilidad y de verdadera educación.

Este  tiempo de observación necesario varía según los niños, la actitud de los adultos y el momento. Puede durar hasta veinte minutos. El niño necesita ir hacia el otro a su propio ritmo, en el momento que juzgue oportuno.

 

¿Ansiedad y estrés?

Todos necesitamos ciertas dosis de presión en nuestras vidas, y eso no tiene nada de tóxico. Pero cuando la presión o los estímulos recibidos son muchos de repente o poco pero prolongados durante mucho tiempo, o la combinación de ambos,…