Apreciando nuestras diferencias

Existen una serie de términos alrededor de la sexualidad humana que es importante aprender a diferenciar y que al vincularlos con la vida cotidiana nos brindan la oportunidad de tener una mayor apertura y tolerancia hacia la diversidad y las diferentes formas de expresión de las personas en una sociedad.

Según el Diccionario de la Lengua Española la palabra sexo significa condición orgánica, masculina o femenina, de los animales o plantas. Para ser más concretos, sexo se refiere a todo aquello relacionado con las hormonas y las características sexuales internas o externas de los individuos, aquí es donde recaen los términos de macho y hembra, así como las famosas combinaciones de cromosomas “xx” (mujer) y “xy” (hombre), que se forman al momento de la concepción del embrión.

Género es una terminología que va de la mano con el tema social, es la manera en que cada grupo cultural construye sus conceptos e imágenes de lo masculino y femenino; la expresión de género es algo que cambia a través de la historia.

Al hablar de identidad sexual nos referimos al género con el que la persona se identifica, independientemente si coincide o no con su sexo, es la manera en que se vivencia en forma psicológica y emocional como es el caso de las personas transexuales o transgénero.

Orientación sexual es la atracción sexual. El heterosexual es aquel que se siente atraído hacia el otro sexo, el homosexual hacia el mismo y el bisexual hacia ambos. Las anteriores son parte de la diversidad sexual humana que no se eligen y que son parte de la naturaleza.

Finalmente tenemos a la práctica sexual la cual tiene que ver con lo que cada quien realiza durante la relación sexual. Algunas prácticas pueden ser satisfactorias y placenteras para algunos y para otros no, por lo que el respeto a la elección de cada persona al realizarla o experimentarla es muy importante. Es esencial reconocer que todos los seres humanos tenemos derecho a ser distintos y a tener una vida sexual plena, de acuerdo a nuestras condiciones y características.

El respeto y la tolerancia hacia la diversidad sexual son indispensables para una sana convivencia. La empatía es una actitud que nos permite reconocer al otro y a ponernos en sus zapatos, cada quien siente y vive su realidad en forma distinta y a veces no conocemos el camino recorrido por el otro, seamos amorosos ante las diferencias.

Ale Prieto

Psicoterapeuta Gestalt

www.emocioneser.com.mx

aleprieto@emocioneser.com.mx