La risa es cosa seria

Cuando se accionan y contraen los músculos del rostro, el cuerpo se sacude en movimientos inverosímiles, se emiten sonidos inarticulados, se exhalan grandes cantidades de oxígeno que deben recuperarse para el restablecimiento del flujo respiratorio ; se comprimen y dilatan los pulmones; la caja torácica se arquea ;se sacude el diafragma  produciendo espasmos  en un número aproximado de 80 a 120 por minuto ; el lado superior de la boca y sus comisuras se estiran hacia arriba; los párpados, las cejas y el labio superior se elevan; se arrugan de modo característico los rabillos de los ojos y las ventanas de la nariz se dilatan claramente y se levantan; la lengua se extiende ligeramente y las mejillas se distienden y se elevan un poco ;la mandíbula inferior vibra o se desplaza hacia atrás, para dar todo el aire posible a los pulmones;  la cabeza se echa hacia atrás, el tronco se estira y se inclina hacia atrás; se dilata todo el sistema vascular arterial, se produce rubor en el rostro y el cuello; los ojos se  adelantan y se activa la glándula lacrimógena que los humedece, apareciendo a veces incluso lágrimas. Pues bien, cuando  esto pasa, probablemente nos estemos desternillando de risa.

Pero la risa es mucho más que eso.  La risa es la manifestación palpable de la alegría que produce un placer extraordinario. Es aliada incondicional del entusiasmo, capaz de expresar la dulzura y el apasionamiento. La risa es la que compensa el exceso de la lógica. Es reveladora de la inteligencia y de la imaginación. Es anticuerpo de la tristeza, la seriedad y la aspereza. La risa es  energía positiva que cautiva y eleva.

La risa  es sin duda cosa seria. Es un fenómeno complejo que involucra aspectos fisiológicos, psicológicos y neurológicos que se traducen en expresiones emocionales, cognitivas, musculares, respiratorias, cardiovasculares e inmunitarias que dependen de ciertas facultades cerebrales;  inteligencia, atención, memoria, flexibilidad mental, evaluación emocional, abstracción  y sentimiento de emociones positivas, entre otras.

Pero reír en determinadas ocasiones, no es reír a secas: sino “reírse de”. Reírse de otro es,  subrayar el “disvalor” del otro. Es censurar, reprochar, devaluar, degradar, etc.  El asunto se complica cuando no es uno el que ríe, sino muchos. Una risa de muchos no se soporta fácilmente. La risa, descargada violentamente sobre el otro, es una forma de linchamiento. Es una risa distante y hostil que  crea unidad entre los participantes, y agresividad contra los excluidos que deriva  en  amenaza colectiva; se trata pues de una especie de acoso. Esta risa es  atrevida, cruel,  provocadora y contagiosa, vejación social y burla. Es la risa que  indica desprecio y venganza.

Reír, también significa adaptación al ambiente. Este es el caso de los esquimales, que en circunstancias adversas ríen para mitigar el frío, el miedo y la soledad de la noche polar.

Pero reír también puede referirse a “reír por lo bajini”. Quien se ríe así, aprieta los dientes para que su risa no sea percibida, ni vista, ni oída, de lo cual puede inferirse que “oculta algo”. Se refiere en este sentido una risa agresiva, que encubre lo que se sabe o se siente. La risa se disimula, disfraza y encubre  su verdadera intención, o lo que se sabe o se siente.

El acto de reír puede producirse espontáneamente como respuesta  a estímulos emocionales o sociológicos adecuados, pero también bajo el comando de la voluntad, el artificio y la falsedad.

La risa se convierte en algo muy serio, ya que  no sólo es  un fenómeno biológico habitualmente saludable,  sino que puede ser también un síntoma de diversas y graves patologías encefálicas como veremos más adelante.

HISTORIA DE LA RISA ASOCIADA A BENEFICIOS DE LA SALUD

La idea de que la risa se asocia a determinados beneficios de salud no es nueva y se viene practicando desde tiempos remotos, pero los primeros vestigios se encontrarían en sabios de  la antigua China e India.

La risa ha intrigado a la humanidad durante toda su historia y ha producido cientos de definiciones

– Heráclito, filósofo griego (500 a.C.) decía acerca de la risa: Deberíamos proteger y fomentar los “impulsos respiratorios naturales”, ya que reactivan la respiración, la regulan y la hacen más profunda.

– Confucio, filósofo chino (551-479 a.C) aconsejaba reírse doce veces al día para llegar a alcanzar la plena sabiduría.

– Aristóteles, filósofo griego (384-322 a.C.), veía en la risa una fuerza positiva y un método de conocimiento capaz de alumbrar partes no evidentes del razonamiento.

– Ya en la biblia se decía que “un corazón alegre es como una buena medicina”.

– En el Corán (650d.C.) se lee que quien hace reír a sus compañeros merece el paraíso.

– En la edad media, Henri de Mondeville (1260 a 1320), proponía la alegría como ayuda para la recuperación de los pacientes quirúrgicos.

– Lutero (religioso agustino alemán (1483- 1546) aseguró “mi risa es mi espada y mi alegría mi escudo”

– El Pedagogo Richard Mulcaster (s. XVI-XVII), defendía la risa moderada como ejercicio para sus alumnos y para los melancólicos, deficientes mentales, tristes y apenados.

– Robert Burton, apuntaba que la alegría y la risa eran el motor principal para derribar los muros de la melancolía. La alegría la concibe como la vida y la quintaesencia de lo físico.

– Leonardo da Vinci (1452-1519) dijo que “si fuese posible, se debería hacer reír hasta a los muertos” y continuaba diciendo….”se que alguien que ríe no será nunca demasiado peligroso”.

– Krisnhamurti, filósofo espiritualista hindú ( 1897), afirmaba que la inteligencia o falta de inteligencia de una persona se mide por las cosas que le hacen reír.

– Kant (1724-1804), consideraba que a partir de la mente y de algunos conceptos que nos hagan sentir animado y reír, podemos sanar el cuerpo, ya que la risa tiene un efecto fisiológico benéfico.

– Herber Spencer, filósofo inglés del siglo XIX, caracterizó la risa como “una descarga de la excitación nerviosa excesiva.

– Sigmund Freud (1856-1939) atribuyó a las carcajadas la capacidad de liberar a nuestro organismo de energía negativa.

– William Mc Dougal, exprofesor de psicología en Harward, escribió que la función biológica de la risa, era la de ayudar a mantener el bienestar y la salud psicológica.

– Moody, sentó una especie de fórmula matemática: “la salud va en función de la frecuencia con la que uno se ríe y de la intensidad de la risa”.

– José Benigno Freire señaló que la risa es “una sencilla tarea que puede instrumentalizarse como arte o truco de vivir, porque es un efecto o preludio de la felicidad”.

– Bergson opina que la risa exige una anestesia momentánea del corazón y se dirige a la inteligencia pura.

¿EN QUÉ PARTE DEL CEREBRO SE LOCALIZA LA RISA?

La risa se localiza en la parte más evolucionada del cerebro. En una zona que está en la circunvolución izquierda frontal superior, en el área motora suplementaria de dos centímetros cuadrados. Itzhak Fried y sus colaboradores aseguran que si estimulamos ese punto preciso por medio de electrodos, el paciente sonríe, y si la estimulación es más intensa, se ríe a carcajadas.

En la unión mesencefalopontina existe un centro coordinador de los núcleos que inervan los músculos implicados en la risa (expresión facial, respiratorios y fonatorios). Tal centro recibe conexiones de tres sistemas:

– Inhibidor (corteza premotora y motora)

– Excitador (corteza temporal, amígdala, hipotálamo) y

– Modulador (cerebelo).

La risa es un fenómeno complejo con diversos componentes:

– Perceptivo de la incongruencia sorpresiva (unión temporooccipital, corteza prefrontal),

– Emocional (circuito de recompensa) y

– Volitivo (corteza temporal y frontal).

¿QUÉ OCURRE EN NUESTRO CEREBRO CUANDO NOS REÍMOS?

Cuando nos reímos y cuando meditamos en la sonrisa interior, generamos las siguientes sustancias bioquímicas:

Endorfinas. Son  la droga natural de la felicidad, sedante natural del cerebro, similar a la morfina que se activa para ponernos positivos, relajarnos, sentirnos bien y cambiar las actitudes hacia nosotros mismos y hacia la vida. En el momento de reír, las endorfinas empiezan  a circular a través de la sangre. Ello facilita el desbloqueo energético, desechando así las toxinas emocionales que portamos en el cuerpo, proporcionando una sensación de bienestar, de optimismo, de alegría, de felicidad y de euforia que nos ayuda a conservar la salud. Por eso  se afirma que 5 o 6 minutos de risa continua actúan como un analgésico

Catecolaminas, que preparan al organismo poniéndolo en estado de alerta.

– Cuando nos reímos a carcajadas se ponen en funcionamiento algunos mecanismos del placer, como la secreción de dopamina (neurotransmisor que permite la comunicación entre las neuronas que permite desarrollar conductas futuras de respuesta condicionadas al carácter placentero), serotonina (efectos calmantes y analgésicos) y noradrenalina (sustancia que nos hace estar despiertos y receptivos).

– La risa tiene una incidencia positiva sobre el sistema parasimpático (responsable de que el ritmo cardíaco sea más lento, la tensión arterial descienda, se regularice la respiración y la digestión).

– Áreas relacionadas con las funciones motoras (corteza motora primaria, corteza premotora y opérculo frontal) son estimuladas durante la risa voluntaria, aunque no sucede lo mismo durante la risa espontánea en la cual los centros cerebrales procesadores de las emociones (sistema límbico, en especial la amígdala) son específicamente estimulados.

– Al participar la amígdala (sistema límbico) en el proceso de la risa y en el sistema formador de la memoria, todo aquello relacionado con la risa se recuerda fácilmente, detalle importante para tener en cuenta al crear reglas mnemotécnicas con el fin de facilitar el estudio y recuerdo de detalles de difícil aprendizaje.

– M. Meyer, afirma que la risa requiere un interjuego entre varias áreas del sistema nervioso, entre ellas las regiones involucradas en el sentido de la audición y la vista, los nervios periféricos responsables de los movimientos musculares faciales y laríngeos y la corteza cerebral, que es la zona primordial para la evaluación, integración y preparación del comportamiento social adecuado generado por las circunstancias.

Por todo esto, los mecanismos de acción de la risa, la posicionan como uno de los afectos positivos más importantes del ser humano.

¿QUÉ OCURRE EN NUESTRO CUERPO CUANDO NOS REIMOS?

– Disminución del tono muscular con la consecuente relajación

– Aumento de  la frecuencia cardíaca y respiratoria

– Resistencia al dolor, efecto relacionado con la disminución de la tensión emocional.  Si le ponemos risa al dolor, físicamente hay una liberación de energía, y esto hace que se disuelva lo que produce ese dolor.

– Mejora el sistema inmunológico que es el encargado de luchar contra las enfermedades de origen infeccioso y, además, de eliminar las mutaciones celulares que puedan dar lugar a tumores cancerígenos. Se ha comprobado que las órdenes enviadas por el cerebro dependen del estado de ánimo. Cuando este es optimista y positivo, el sistema inmunológico recibe la orden de estar alerta y extremar las precauciones.

– Eleva el nivel de inmunoglobulinas. Por ello, una persona que se ríe mucho está más sana y aparenta ser más joven, pues hay un efecto directo sobre la piel al oxigenarse los tejidos celulares.

– Reír tiene efectos notables sobre el metabolismo del colesterol y, por el aumento de los intercambios pulmonares, la tasa de grasas en sangre se ve drásticamente reducidas.

– Mejora las funciones del bazo, uno de los órganos fundamentales para el buen funcionamiento del cuerpo, dedicado a tener siempre en reserva una cantidad de sangre limpia.

– La respiración se desbloquea automáticamente, se libera, y los pulmones se oxigenan, por lo que la energía que penetra en nuestro cuerpo aumenta. La respiración que se produce al reírnos, nos regenera tanto física como psicológicamente.

– Incrementa la velocidad de la sangre además de aumentar levemente la tensión arterial. Esta situación consigue limpiar las paredes arteriales de pequeños cúmulos de colesterol. El corazón aumenta su frecuencia y es capaz de latir de 140 hasta 210 veces por minuto, cuando lo normal son 70 pulsaciones. Se activa así el sistema circulatorio a la vez que el respiratorio, de este modo puede transportar la riqueza del oxígeno adquirida en la respiración a todos los tejidos del organismo.

– La risa es un buen activador metabólico, que provoca la liberación de adrenalina, favoreciendo la pérdida de calorías.

– La risa ayuda también a aumentar la capacidad del cuerpo para combatir la inflamación.

¿QUÉ OCURRE EN NUESTRA MENTE CUANDO NOS REÍMOS?

– Reír desbloquea la mente, nos calma interiormente y nos ayuda a encontrar lo más profundo de nosotros.

– Reír alivia el curso de la enfermedad, detiene su proceso y hasta sana. La depresión es una de las patologías que mejor se combaten con  la risa, ya que reír produce un estado corporal de bienestar, cura la tristeza y mejora la autoestima, precisamente una de las grandes carencias de los depresivos.

– Produce placer y genera positividad.

– La risa desarrolla la inteligencia, la comunicación, la autoestima y las relaciones afectivas, despertando la creatividad.

– Combate el insomnio. El insomnio puede ser vencido si visualizamos una sonrisa que lentamente se apodera de nosotros, y a partir de ella nos introducimos en un estado de relajación que estimula el sueño.

– La risa, al mejorar nuestro tratamiento interior, impide que el apetito sea para nosotros el sustituto de algún sentimiento o emoción frustrada.

– La risa es un factor antiestrés importantísimo.

VOCALES DE LA RISA  Y SUS EFECTOS EN NUESTRO ORGANISMO

Reír con una u otra vocal tiene diferentes efectos en nuestro organismo

JA

Provoca la vibración en la zona  de los riñones, la cadera y el vientre, por lo que activa sus funciones y las llena de energía. Activa  las glándulas suprarrenales, también actúa sobre la adrenalina y noradrenalina. Reduce el miedo y refuerza el valor. Masajea el vientre.Para las mujeres resulta beneficiosa para los ovarios y la matriz, y en los hombres, activa la potencia sexual. Ayuda a reforzar los huesos ante la osteoporosis

JE

Ayuda a las funciones del hígado y de la vesícula biliar. Es eficaz para suavizar los enfados que nos revuelven la bilis y nos amargan el carácter. También resulta beneficiosa para la tensión interna que nos produce la cólera, reduciendo los enfados y las tensiones internas al tiempo que favorece la tolerancia, la paciencia y facilita el proceso de la digestión, además de mantener  el equilibrio del tejido muscular.

JI

Vibra por la zona del cuello y del  corazón por lo que resulta beneficiosa para la circulación de la sangre, sistema nervioso y la glándula tiroides. Y por ser esta la que regula el metabolismo, también nos puede ayudar con respecto a los problemas de obesidad. La mejoría que ejerce sobre el sistema circulatorio la convierte en adecuada para tratar los trastornos de las varices. Activa la creatividad y la intuición

JO

Provoca vibraciones por la zona del cráneo, e incide en la glándula pineal, la hipófisis, la pituitaria y el hipotálamo y el aparato digestivo. Actúa sobre el estómago, páncreas y bazo, principalmente, pero tiende a repercutir por todo el tubo alimentario esta forma es muy adecuada para ayudar en los procesos digestivos, así como en el tratamiento de la celulitis

JU

Altamente beneficiosa para liberar emociones y devolver el equilibrio del intestino grueso cuando se tensa a causa del estrés o el miedo Nos lleva a desahogar frustraciones. También facilita la limpieza y el equilibrio del intestino grueso, cuando se tensa por causa del estrés o el miedo. Asímismo, resulta muy adecuada para tratar la depresión. Rompe los efectos negativos de los pensamientos dolorosos, frustraciones y bloqueos del  pasado

PSICOPATOLOGÍA DE LA RISA

La risa también es un fenómeno neurobiológico humano que  pertenece al campo de la neurología clínica y su proceso se altera en numerosas enfermedades. Algunas de ellas son:

– Síndrome de Angelman,  Comportamiento alterado con alegría inmotivada

Epilepsia gelástica La risa puede producirse dentro  de cualquier convulsión epiléptica. El término “epilepsia gelástica” se refiere exclusivamente a aquellas convulsiones relativamente raras en las que la risa es el síntoma cardinal. A pesar de su naturaleza estereotípica, la risa durante la epilepsia gelástica parece normal e incluso contagiosa. Las áreas cerebrales de pacientes con epilepsia gelástica que con mayor frecuencia presentan hallazgos patológicos son hipotálamo, lóbulos frontales y lóbulos temporales.

– Hamartomas. Estos tumores tienen efectos excitatorios, con actividad eléctrica anormal que se propaga en forma rostral y dorsal hacia áreas del sistema límbico y en forma caudal hacia el tronco del encéfalo, para producir las manifestaciones fisiológicas y psicofisiológicas de los ataques de risa.

Fou rire prodromiques. Se trata de un estado patológico muy extraño en el que la risa inmotivada e inapropiada se produce como primer síntoma de isquemia cerebral. Esta risa, que parece ser totalmente incontrolable, podría estar seguida de una “risa tonta”, que luego es reemplazada por síntomas más característicos de un accidente cerebrovascular (ACV), como hemiparesia o afasia. Este tipo de risa ha sido descrito como fuerte y franca. Es posible que la risa en estos casos se produzca por lesiones de neuronas inhibitorias, las cuales podrían provocar un efecto liberador de las áreas del tronco del encéfalo, generando la risa.

La risa patológica debida a trastornos neurológicos (Poeck), es la que se origina: como respuesta a un estímulo inespecífico; en ausencia de un cambio correspondiente en el aspecto afectivo; en ausencia del control voluntario del grado y la duración del episodio; en ausencia de un correspondiente cambio en el estado de  ánimo; inapropiada en relación con el contexto dentro del que se produce y desencadenada por estímulos triviales. En algunos casos puede incluso tener una valencia emocional contraria a la expresión emocional.

Referencias Bibliográficas

Mora Ripoll,

Figijera López, M.

Villegas Uribe, C.

Fernández Maldonado, M.

Castellví, E.

Rodríguez Martín, C.

                                                                                       Autora: M. Teresa Vallejo Laso

1 comentario for “La risa es cosa seria

  1. Geraldine
    abril 24, 2017 at 12:42 pm

    Cuando te ries de una situacion que provoco una persona.
    Puedes separar reirte de la situacion.no asi de la persona que la provoco.
    Es posible, o van unidas ????

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *