El poder de la autoestima

“Para impresionar a los demás tan sólo necesitas ser tú mismo.”

“Lo que ves en el espejo es el reflejo de un gran triunfador, con una inmensa fuerza interior, capaz de sobrepasar cualquier obstáculo, NO permitas que nadie te diga lo contrario.”

“Las personas con alta autoestima no necesitan sentirse superiores a los demás, ni compararse con nadie. Su alegría radica en ser quienes son y no en tratar de ser mejores que los otros.”

La autoestima, el orgullo y el amor propio, te protegen frente a los desafíos de la vida y te hacen más independiente, impulsándote a actuar, a seguir adelante, a manejar mejor los conflictos, a tener buenas relaciones interpersonales y a resistir las presiones negativas.

Las personas con gran autoestima van detrás de sus sueños, logran lo que se proponen por mérito propio y superan los problemas y las dificultades personales. El que se ama a sí mismo nunca se menosprecia, porque está convencido de sus capacidades y esto le ayuda a afianzar cada vez más su personalidad.

La autoestima va más allá del respeto y la aceptación que tengas por ti mismo, es tu identidad, la actitud que tienes frente a la vida, son tus ideas preestablecidas y tus normas autoimpuestas. Desafortunadamente, tu autoestima no necesariamente es la misma en todos los aspectos de tu vida, esta puede ser alta a nivel profesional, pero muy baja cuando se trata de buscar pareja. Por esa razón, es muy importante que conozcas cuáles son tus fortalezas, tus aspectos positivos y también cuáles son tus limitaciones.

Un punto trascendental en la autoestima es la percepción, el respeto y la aceptación que tienes de ti mismo, al igual que el valor que le das a tus cualidades personales. De igual forma se debe tener en cuenta la apariencia personal, ya que esa es tu carta de presentación y es la imagen que le vendes a los que te rodean.

Cuando hablo de apariencia personal, no me refiero solamente a la forma de vestir sino también a la postura, la mirada, la risa, el tono de voz y la educación. Es decir, es algo en donde se incluye toda tu forma de ser y actuar. Recuerda siempre que la primera impresión es la que cuenta y no existe una segunda oportunidad para causar una primera impresión.

Lo más importante es estar a gusto y seguro con uno mismo, porque nadie puede tener una opinión buena de una persona que tiene una opinión mala de sí mismo.

Sandra Jaramillo Botero

Coach de Vida

http://www.coachingmedellin.com/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *