Autor: Psicóloga Sara Colom

Desde muy pequeña entendí que tenía dos pasiones en mi vida, los caballos y ayudar a las personas. Conforme fue pasando el tiempo nunca cambié mi trayectoria. En la adolescencia ya quise colaborar en el hospital de San Joan de Deu como voluntaria con los ancianos, y durante toda mi formación en Psicología asistía a personas con discapacidad en pisos de acogida de la empresa ASISTE (Barcelona). A pesar de recibir negativas por parte de mis familiares, decidí cursar el practicum en la Prisión de Palma de Mallorca, realizando terapias de grupo con 10 internos. Fue una experiencia que me hizo crecer mucho tanto como persona como profesional de la psicología, aprendiendo a no juzgar y aprendiendo a dar lo poco conocía hasta el momento para mejorar la calidad de vida de aquellas personas. Al finalizar mi carrera y oficialmente ser reconocida como psicóloga, no me sentía con los suficientes recursos como para lanzarme a la ayuda profesional, por lo que decidí ampliar mis conocimientos realizando un postgrado de Práctica Clínica Cognitivo-Conductual. Fue en este momento, donde conocí buenas colegas de profesión y decidimos iniciar un proyecto conjunto Psicosan (Gabinete de Psicología en Palma de Mallorca), en el que individualmente nos sentíamos pequeñas pero trabajando en equipo podíamos crecer juntas. Así inicié en el 2010 mi práctica profesional de psicología. Como para mí nunca es suficiente y considero que para ser un buen profesional, la formación debe ser permanente, decidí por las noches iniciar un postgrado en sexología y terapia de pareja. ¿ Por qué este postgrado y no otro? La respuesta es sencilla, a raíz de todos los casos que conocí en Psicosan, observé una estrecha relación entre el bienestar personal, la relaciones de pareja y la sexualidad. Necesitaba ampliar mi formación en esta dirección, y así lo hice. Poco después aparició mi sueño, y se me ofreció la posibilidad de trabajar con caballos ayudando a personas, ¿ qué más podía pedir? Empezó mi etapa de colaboración con los caballos en la que la perspectiva hacia ellos cambió al 100%. Ellos pasaron a formar parte de mi equipo de trabajo y dejaron de ser un hobby para mí. Cada día que pasaba junto a ellos los valoraba más y empecé a comprender todo lo que nos podían aportar a nivel emocional. Aprendí a conectar mejor conmigo misma, a valorar cada momento, a mejorar mi autenticidad como persona y dejar de lado la aceptación social. Empecé a trabajar en terapias asistidas con caballos, postgraduandome para ello en Girona, y sigo como coordinaria en el Centre Eqüestre S´Hort Vell y Codirectora del Postgrado en Experto Universitario en Terapias Asistidas con Animales (UIB). Compagino ambos trabajos consulta y T.A.C., porque ambos hacen de mí una psicóloga-sexóloga y profesional más íntegra. Y como no, quiero seguir creciendo, así que continuando en mi trayectoria, estoy introduciendo el trabajo de Inteligencia emocional y Crecimiento con la ayuda de los caballos. Como es un proyecto muy grande y en el que tengo mucha ilusión puesta, cuento con la colaboración de Ganya Ebele ( www. Zentauri-mallorca.com), la cual me ayuda en la interpretación del lenguaje corporal del caballo y su participación como espejo de las emociones humanas durante el proceso de intervención del cliente.

La relación equilibrada

A partir de este artículo, me gustaría hablar de mi perspectiva del amor como psicóloga, sexóloga, terapeuta de parejas y mujer.   Cuando las personas nos sentimos amadas, generalmente no padecemos de enfermedades ni nos sentimos con pocas fuerzas, sino…