Mes: agosto 2016

¿Funciona el castigo en los niños? Alternativas al castigo

Con frecuencia nos consultan los padres para averiguar por qué sus hijos no aprenden del castigo, a veces incluso creen que los niños tienen un problema de comportamiento, que desobedecen por sistema y de forma desesperada van aumentando la intensidad…

Cómo superar la culpa en 6 pasos

La culpa es uno de los sentimientos más negativos y más pesados que debemos enfrentar. Cuando los llevamos encima por mucho tiempo pueden afectar nuestra autoestima, la relación con nosotras mismas y con los demás. Los sentimientos de culpa pueden…

Errores que no puedes cometer de nuevo en una conversación

La comunicación es la base de las relaciones humanas. De hecho, uno de los axiomas de la comunicación dice que siempre estamos comunicando, por lo tanto, aun cuando nos negamos a hablar, estamos transmitiendo un mensaje.
Por ejemplo, cuando vas por la calle y un hombre te mira directamente a los ojos, ¿qué piensas? ¿Y si sostiene la mirada y gira la cabeza cuando pasas, es igual que si te mira rápidamente y luego dirige su atención a otra parte? ¡Claro que no! Por lo tanto, es igual de importante elegir las palabras que usamos que las actitudes no verbales que asumimos, porque todo en conjunto dice a gritos lo que pensamos, por eso debes tener en cuenta los siguientes errores para no cometerlos de nuevo:
1. Interrumpir el contacto visual en una conversación demasiado rápido: Esto puede hacerte ver como una persona nerviosa o que esconde algo, en cualquier caso, tu interlocutor sentirá que no eres digna de confianza. Si te cansas sosteniendo la mirada, has pequeñas pausas pero siempre vuelve al contacto visual, especialmente si la otra persona lo mantiene o lo busca.
2. No sonreir o fingir la sonrisa: Si bien es cierto no todas las conversaciones provocan tu sonrisa, piensa que al sonreir te ves más agradable y te relajas, haciendo que la otra persona también se relaje. Incluso en un momento tenso, una sonrisa auténtica puede bajar los ánimos.
3. Dar la mano con la punta de los dedos o con debilidad: Cuando saludas de mano, esa es tu carta de presentación. Es el momento de hacer sentir tu convicción y seguridad en quién eres. Es importante que, sin apretones ni violencia, demuestres tu fortaleza y tu valor en esos escasos segundos que la otra persona siente tu mano.
4. Descuidar la postura: A veces una conversación puede hacer que te sientas tan relajada o tan aburrida que descuidas tu postura, no es conveniente porque puede ser interpretado como cansancio, desencanto o desprecio que afectarán negativamente la forma en que te ves.
5. Cruzar los brazos: Indiscutiblemente, esta es una acción común que representa un obstáculo, te cierras a tu interlocutor y le cortas el paso hacia ti, simbólicamente con tus brazos. Esta es una barrera que el cerebro reconoce con facilidad y es muy difícil de superar.
6. Moverse continuamente o balancearse: Además de parecer impaciente, puedes generar la impresión de que algo te molesta o anda mal, revela con claridad que uno de los temas que se tratan te incomoda o te preocupa con exageración.
7. Olvidarse de respirar o respirar con agitación: Tal vez pienses que esto es incontrolable, pero no es así. Si el ritmo de tu respiración se sale de control, parecerás ansiosa o asustada, así que prueba a contar mentalmente y hacer inspiraciones profundas y exhalaciones lentas, hasta que te recuperes, porque además, controlar tu respiración te ayudará a controlar la situación.
Revisa con atención cuáles de estos errores cometes y trabaja en ellos, porque tanto en una entrevista como en una cita romántica pueden jugarte una mala pasada y hacer que transmitas un mensaje diferente al que quieres dar.
Recibe un gran abrazo y mis deseos porque tus conversaciones sean tan exitosas como requieres que sean.